premios andalucia comercio
Tribunas
volver atras
El Consejo de Gobierno aprueba iniciar el trámite para el anteproyecto de ley de cámaras de comercio de Andalucía

Cámaras de Andalucía

El Consejo de Gobierno ha aprobado  iniciar la tramitación del anteproyecto de ley de Cámaras Oficiales de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de Andalucía, un texto normativo que adaptará la legislación andaluza a la Ley Básica nacional de estas corporaciones de derecho público e introduce novedades que pretenden reforzar la presencia e importancia de las Cámaras en nuestra comunidad, así como el papel que juegan como prestadoras de servicios públicos a las empresas andaluzas.

El nuevo texto normativo cuenta con 78 artículos que se estructuran en ocho Capítulos, cuatro Disposiciones Adicionales, cinco Disposiciones Transitorias, una Disposición Derogatoria única y dos Disposiciones Finales. Aunque la ley básica nacional regula ampliamente el funcionamiento de estas corporaciones, faculta a las comunidades autónomas a que definan aspectos como la organización territorial de las cámaras o los órganos de gobierno.

En este sentido, la normativa andaluza ha incorporado las novedades que marcaba la ley nacional, como los cambios en la financiación de las Cámaras basado en la prestación de servicios públicos y las aportaciones voluntarias, sin aportaciones del Estado; la aplicación de mayores medidas de transparencia; una mayor representatividad en los órganos de gobierno de las empresas que hayan realizado estas contribuciones voluntarias; o la eliminación de la obligación de que haya una cámara por capital de provincia, de forma que las comunidades autónomas podrán adecuar la demarcación territorial de sus cámaras territoriales a su realidad empresarial.

Otra de las novedades importantes que introdujo la ley básica, y que ahora se reflejará también en la ley autonómica, es la fijación de un sistema de adscripción universal de todas las empresas en las cámaras, pero sin obligaciones económicas, para que representen los intereses generales y no los de un determinado sector, asociación o colectivo de empresas, lo que permitirá que todas tengan un acceso en condiciones de igualdad de oportunidades y de calidad y proximidad a los servicios de las cámaras.

El anteproyecto andaluz profundiza en principios como la democratización y la pluralidad en los órganos de gobierno, con un proceso que regula una mayor participación democrática y representativa del sector empresarial; en la transparencia, con la obligatoriedad de introducir medidas de publicidad en la contratación y en la rendición de cuentas; y en la modernización, con la digitalización de procesos administrativos y en el proceso electoral.

En el análisis más detallado del anteproyecto, el capítulo I regula la naturaleza y finalidad de las Cámaras, manteniendo su naturaleza jurídica como Corporaciones de Derecho Público y garantizando sus funciones público administrativas, permitiendo que puedan desarrollar funciones de carácter privado siempre que contribuyan el desarrollo económico del tejido empresarial.

Como novedades importantes en este capítulo, se introduce la posibilidad de que ejerzan laborales de mediación y arbitraje mercantil y la elaboración del Plan Cameral de Andalucía, que tendrá como objetivo fomentar y promocionar fuera de Andalucía los productos de las empresas de nuestra comunidad autónoma y contribuir a mejorar su competitividad.

Por su parte, el capítulo II, dedicado al ámbito territorial, mantiene en el caso andaluz la obligación de la existencia de al menos una cámara por provincia, aunque introduce al mismo tiempo la regulación detallada para los casos de una posible extinción de alguna de estas corporaciones. Asimismo, en este capítulo se regula la competencia de las cámaras para elaborar un censo público de empresas.

El capítulo III, dedicado a la organización de las cámaras, introduce importantes novedades en la representación en los órganos de gobierno, de tal forma que el pleno estará compuesto a partir de ahora en un 75% por vocalías elegidas por sufragio universal, igual y directo entre las personas físicas o jurídicas que ejerzan una actividad comercial, industrial, de servicios y de navegación, mientras que un 5% de las vocalías será para aquellas con una representación directa de las empresas con mayores aportaciones voluntarias a las Cámaras, y el otro 20% de organizaciones empresariales más representativas.

Con respecto al capítulo IV, se introduce como relevante novedad la obligatoriedad que tienen las cámaras de elaborar un código de buenas prácticas que garantice su imparcialidad y la transparencia en el ejercicio de sus funciones, así como una memoria que recoja la totalidad de las actividades desarrolladas en el año anterior, y que debe ser entregado a la consejería competente antes de que finalice el primer semestre del ejercicio.

El capítulo V, centrado en el régimen electoral, aporta la posibilidad de la emisión del voto a través de medios electrónicos para fomentar la mayor participación posible, mientras que el capítulo VI, centrado en las fuentes de financiación, introduce las novedades de la ley básica nacional de 2014. Por último, el capítulo VII se centra en el régimen jurídico de las cámaras y el VIII en la regulación del Consejo Andaluz de Cámaras.

Otra de las novedades relevantes del anteproyecto andaluz es que se trata de la única normativa autonómica y estatal en esta materia que ha adaptado su articulado al lenguaje de género, así como la inclusión en una disposición adicional de que se promueva la composición equilibrada en los órganos de gobierno de las Cámaras andaluzas, de tal forma de que las personas de cada sexo no superen el 60% ni sean menos del 40%, todo ello en aplicación de la Ley 12/2007, de 26 de noviembre, para la promoción de la igualdad de género en Andalucía.

Tras el acuerdo de Consejo de Gobierno, el anteproyecto pasará ahora información pública y a los informes administrativos y jurídicos necesarios, incluido también el del Consejo Andaluz de Cámaras, tramitación que se prolongará durante este año.

Actualmente, Andalucía cuenta con 14 cámaras de comercio, una por cada provincia con sede en la capital y el resto en los términos municipales de Ayamonte (Huelva), Andújar y Linares (Jaén); Motril (Granada); Jerez de la Frontera y los municipios del Campo de Gibraltar (Cádiz). Englobando a todas ellas, se encuentra el Consejo Andaluz de Cámaras Oficiales de Comercio, Industria y Navegación de Andalucía, con sede en Sevilla. Las cámaras también mantienen diferentes delegaciones, antenas, plataformas de desarrollo territorial y viveros de empresas que, en total, suman 95 Puntos de Atención al usuario.

boletin

registros
SÍGUENOS EN: